Informe de Severin Lorich,
Cónsul de Suecia en Philadelphia.
Despacho No. 831, fechado el 4 de agosto de 1823.
[RA, Americana, Förenta Staterna, Svenska konsulers skrivelser,
Philadelphia 1784-1833]


Observaciones
sobre Colombia,
su Gobierno, etc.



1. Antecedentes y generalidades

La República de Colombia fue creada por la reunión de las dos antiguas colonias españolas, Caracas o Venezuela y el virreinato de la Nueva Granada, que declararon su independencia bajo un Gobierno común el 17 de diciembre de 1819. Antes de la revolución de estas colonias la de Caracas comprendía las siguientes provincias: Caracas o Venezuela, Maracaibo, Barinas, la Guayana española, Cumaná y la isla de Margarita. La Nueva Granada estaba formada por las de Popayán, Antioquia, Santa Fe, Santa Marta, Cartagena, Juan de los Llanos y Chocó. Quito, con el país de Guayaquil, aunque hacían parte antiguamente de la Nueva Granada, no fueron sin embargo incorporados a Colombia sino más tarde, al mismo tiempo que las provincias de Panamá y de Veragua.

La extensión de Colombia al Norte, sobre la cuenca del Caribe con una superficie de 200 millas suecas y sus costas de 120 leguas, bañadas al Este por el Atlántico y al Oeste por el mar Pacífico, ofrecen facilidades inmensas al comercio y a las comunicaciones tanto con la Europa, sus colonias de las Indias Occidentales y la América Septentrional como con el Perú, Chile, México y las Indias Orientales. Al Norte las ciudades de Cumaná, de Caracas, con el puerto llamado de la Guayra, ofrecen los productos del país y reciben en cambio los de los países extranjeros. Esto estimula la industria en general y distribuye el bienestar en todas las clases. El resultado es naturalmente una emulación de esfuerzos y una igualdad de fortunas que no pueden sino favorecer y consolidar las nacientes instituciones de Colombia.

No es el grado de latitud en el cual se halla este país el que determina la vegetación. El clima y los productos del suelo varían según sea más o menos grande la elevación del terreno sobre el nivel del mar. La cadena de los Andes atraviesa la Nueva Granada desprendiendo de sí otra cadena de montañas hacia el lado de Venezuela. De este modo se encuentran tanto en Caracas como en Santa Fe vegetales tropicales creciendo junto con los propios de una zona templada. Los extranjeros, pues, pueden elegir aquí la manera de vivir que les parezca la más conveniente y la más adaptada a sus costumbres en tanto que, por otra parte, la variedad y la fecundidad de un suelo cuya explotación es demasiado reciente para que lo haya podido debilitar, deben presentar recursos inmensos a su industria y recompensar suficientemente su trabajo.

La naturaleza no parece haber otorgado en ninguna otra parte tantas facilidades como aquí a la comunicación entre los habitantes. El río del Orinoco, al que afluyen los de Apure, de Meta y un centenar de otros, debe facilitar eminentemente el comercio de la Nueva Granada hacia las islas llamadas de sotavento de las Indias Occidentales, con gran detrimento del comercio de los Estados Unidos en esas mismas regiones. El lago de Maracaibo, con el río del Zulia, y los ríos de la Magdalena, de Cauca y de Atrato abren completamente la Nueva Granada al comercio del mundo.


2. Los habitantes del país

La formación diferente del suelo es acompañada por una diferencia visible en las costumbres y usos de los habitantes. A lo largo de las costas y en las regiones montañosas es dominante la raza europea. Allí la industria y las costumbres se asemejan a las de las partes meridionales de la Europa. Al otro lado de las montañas y en las llanuras inmensas viven los indígenas en un estado completamente salvaje. Su ocupación consiste especialmente en la crianza de ganado. Hordas de indios independientes vecinos a estos, habitan territorios pantanosos y selváticos. Ellos se dividen en numerosas tribus, separadas por sus lenguas diferentes.

Los habitantes de Colombia son de numerosos colores. Hay españoles, indios, mulatos, negros, mestizos, y una raza llamada de zambos, de origen africano e indígena. El número de los esclavos apenas sobrepasa actualmente los 70.000. En muchas comarcas los matices de colores no dejan casi huellas entre sus habitantes. El carácter del pueblo presenta menos impetuosidad y pasiones violentas que el del español. Su civilización es todavía muy inferior a la de los europeos, lo cual proviene más de falta de educación que de defectos de la naturaleza. El gusto del pueblo parece inclinado a las ocupaciones de la paz, y sin el recurso de la crueldad y las vejaciones propias de sus antiguos amos, los colombianos habrían probablemente sucumbido en la larga y mortífera guerra de la libertad. En general los habitantes del país llano se distinguen particularmente de los montañeses por su valor y sus cualidades guerreras. Se puede también esperar con toda razón que será con el concurso de ellos y bajo el comando del intrépido General Páez (amigo íntimo de Bolívar), que se llegará a sostener la unión entre Caracas y la Nueva Granada en el caso de que una facción intentase disolverla.


3. La producción y el comercio

El comercio de exportación de las dos provincias, de Venezuela y de la Nueva Granada producía antes de la guerra de la revolución más de 14 millones de pesos. El cuadro siguiente ofrece los detalles al respecto:

EXPORTACIÓN DE
LA NUEVA GRANADA
EXPORTACIÓN DE
VENEZUELA
PESOS
Cacao (fanegas)

70.000

130.000

2 560.000

Algodón (sacos)

400.000

4 000.000

960.000

Café (sacos)

-

8 000.000

800.000

Índigo (sacos)

100.000

1 000.000

1 375.000

Quinina (sacos)

2 000.000

-

1 000.000

Vainilla (sacos)

150.000

150.000

15.000

Zarzaparrilla
(sacos)

100.000

100.000

12.000

Palo de
Nicaragua (T)

3.000

-

120.000

Pieles

30.000

130.000

160.000

Vacunos

50.000

200.000

25.000

Mulas y caballos

2.000

6.000

240.000

Concha de
tortuga (y)
Madera de
construcción

-

-

456.000

Oro (libras)

50.000

-

6 500.000

Cobre (libras)

-

800.000

80.000

Platino, perlas,
esmeraldas

-

-

200.000

TOTAL

14 707.000


Entre los objetos que la Nueva Granada ofrece al comercio se destacan: el palo de tinte de las costas septentrionales, el cual no cede en nada por la estructura al palo de Yucatán; la caoba de Panamá; el cacao del Magdalena, de Cúcuta y de Guayaquil; el algodón, el azúcar, el tabaco, el café, la vainilla, los dátiles, las uvas pasas, las drogas medicinales, la quinina y los bálsamos deben igualmente ser citados entre los objetos de exportación de este país.

Los minerales preciosos como el oro, la plata, etc., son de una gran importancia para el comercio colombiano. La Nueva Granada no produce menos que las otras colonias españolas de este hemisferio. Las provincias de Antioquia y del Chocó abundan en oro y en plata de una pureza notable. En Pamplona y en otras comarcas se encuentran filones de cobre y de piedras finas como las esmeraldas, etc. Las provincias de Chocó y de Popayán tienen platino, y las de Antioquia, Quito y otras poseen plata viva (mercurio). Aquí se recoge oro en polvo en gran cantidad y con frecuencia de un valor de 2 millones y medio de pesos por año.

El reino vegetal no presenta menos riquezas. Numerosas especies de frutas, así como maíz, trigo, pisang, etc., se producen en abundancia.

Los habitantes crían muchos caballos y mulas que son exportados al Perú.

El comercio de Colombia encuentra salida en las islas de la Trinidad, San Thomas, Curazao y Jamaica. Los productos europeos que allí se encuentran en depósito pasan en cambio a Colombia. Las islas inglesas proveen de los productos ingleses, las de Francia de vinos, sedas, paños, telas, etc. La isla de Curazao ofrece telas holandesas y encajes, la de Santo Tomás mercaderías salidas de Alemania, etc. La América del Norte trae aquí harina, pan, sal, carne, jabón, sebo de ballena, velas, sales, muebles, etc.

El monto de las exportaciones hechas por el puerto de la Guayra llegó el año pasado a 20.000 quintales de cacao, 36.000 q. de café, 3.000 q. de tabaco de Barinas, 600 q. de algodón, 2.000 q. de índigo, 30.000 pieles.

La importación desde Jamaica por Cartagena, Santa Marta y el Río de la Hacha alcanza seguramente a 1 millón de pesos ["piastras"] por año.


4. El Gobierno y las instituciones

El Gobierno de Colombia se compone, según la Constitución proclamada por el Congreso Nacional en Cúcuta el 30 de agosto de 1821, de un Presidente y un Vicepresidente, que son elegidos por electores designados por las asambleas provinciales. La administración departamental es presidida por un Intendente que nombra los Gobernadores de provincia. Todos estos cargos, para los cuales el Presidente hace nombramientos por tres años, son ocupados por personas conocidas por su fidelidad a la causa nacional.

El Poder Legislativo reside en un Congreso nacional, dividido en dos fracciones, la del Senado y la de los Representantes que tienen sus sesiones una vez por año. Los senadores son elegidos por 8 años y los representantes por 4, por electores que a su vez son elegidos en las asambleas municipales. Cada departamento envía al Congreso cuatro senadores. El número de diputados a enviar por las provincias está en proporción a su respectiva población. Se cuenta un representante por 30.000 almas.

El Congreso que ha debido reunirse el dos de febrero pasado en la Capital, Santa Fe de Bogotá, no fue inaugurado sino recién el 8 de abril siguiente. Estaban presentes 17 senadores, de los cuales 2 generales, 1 obispo, 2 sacerdotes, 8 jurisconsultos, y 4 negociantes. Un general ejerció la Presidencia. El número de los Diputados [representantes] presentes fue de 54. Las sesiones son públicas pero se puede, en caso de necesidad, proceder al escrutinio [votación secreta]. Los debates fueron conducidos con calma, franqueza y habilidad.

La Constitución declara al pueblo depositario primitivo del poder. El poder de las autoridades ejecutivas es una delegación, de la cual ellas tienen la responsabilidad, y cuyo uso está circunscrito por límites precisos. El elemento democrático de las formas está modificado por la facultad de nombrar a los Intendentes de los Departamentos y a los Gobernadores de las Provincias, así como por la de presentar al Congreso los candidatos a Magistrados de la Corte Suprema de Justicia. El poder del Presidente está menos limitado en las provincias donde se hace la guerra.

El poder ejecutivo se divide en cuatro secciones o departamentos: de asuntos extranjeros, del Interior, de Finanzas y Aduana, y de Guerra y Marina. Cada uno de ellos tiene sus funciones definidas por la Ley Fundamental.


5. Derechos civiles, educación y fe

La Constitución consagra los principios de seguridad personal y de bienes, y admite la libertad de imprenta salvo el derecho de castigar los abusos.

La emancipación de los esclavos se realiza progresivamente por un decreto del Congreso. Se ha elegido ordinariamente para este efecto el mes de diciembre, cuando se celebran las fiestas nacionales . Por lo demás, todo esclavo nacido después del 20 de julio de 1821 deviene libre por derecho a la edad de 18 años.

El Gobierno tiene una solicitud particular por la educación pública. Por todas partes hace fundar Colegios y escuelas, y en algunas de éstas se ha introducido ya la enseñanza mutual siguiendo los métodos de Lancaster. Los primeros no están todavía enteramente liberados de las reglas monásticas.

La religión católica es la predominante y la que está reconocida por el Estado. El clero se encuentra todavía en pleno goce de sus antiguos privilegios, y solamente empleando mucha circunspección se llega de vez en cuando a introducir algunos cambios. Los conventos, poco considerables, fueron reducidos en 1821 y sus ganancias asignadas a la enseñanza pública. Los particulares han formado asociaciones con el propósito de difundir las luces y de familiarizar a la nación con los conocimientos políticos. Una sociedad bíblica instituída en Caracas distribuye a los pueblos, por intermedio de algunos eclesiásticos, el Nuevo Testamento en lengua española.

La ignorancia y la superstición reinan todavía en la gran masa del pueblo gracias a los cuidados del Gobierno y el Clero españoles. En un lugar, cerca de Santa Fe, renombrado por sus milagros, se ha elevado un templo llamado de la Señora de Chiquinquirá , a la cual se han ofrecido limosnas y tributos tan enormes, que con toda seguridad y sin el recurso de los milagros se habría podido con esa riqueza destruir a Morales con todo su ejército. En las clases elevadas se encuentran numerosos hombres con muchas luces y conocimientos. El gusto nacional está fuertemente inclinado a los placeres; la danza, los juegos, etc., son igualmente amados.


6. Política de inmigración

Para hacer florecer la industria y favorecer la civilización, los dos móviles principales de la fuerza y de la prosperidad de un estado, no hay medio tan poderoso como el de dar libre entrada en el país a los extranjeros. El Gobierno Colombiano parece convenir en ello, ya que hace entregar cierta cantidad de terreno a quienes han residido tres años en el país, y con frecuencia también les da animales. En cambio no se es igualmente liberal en lo referente al ejercicio de la religión, y tal vez alguna concesión a este respecto encontrará más obstáculos aún en el caso de que se realicen negociaciones con el Papa y de que sea enviado un Nuncio cerca del Gobierno.


7. Las finanzas y la hacienda pública

La guerra de exterminio que ha desolado al país y los espantosos temblores de tierra han concurrido a socavar en sus fundamentos la agricultura, las propiedades y casi todas las ramas de la industria. La población de numerosas ciudades se encuentra reducida a la mitad. Las finanzas no pueden pues ser florecientes . Se carga con la deuda interior de 12 o 14 millones de pesos y la que ha sido contratada en el extranjero por la suma de 16 millones de la misma moneda, que comprende el empréstito de 10 millones negociado por el difunto M. Zea en Londres, cuyo reconocimiento por el Congreso se hallaba sin embargo aún indeciso el 8 de mayo pasado. El Secretario de Estado en el Departamento de Finanzas carecía todavía de informaciones y de documentos oficiales sobre los cuales pudiese fundar un cálculo exacto de los ingresos y gastos del estado; pero se le oyó decir en el seno del Congreso que él estimaba los primeros en aproximadamente 6 millones, deducción hecha de un empréstito de 1 millón contratado en el país. De todos modos yo pienso que no sería apropiado calcular las entradas más allá de los 3 millones por año. Ellas provienen tanto de los monopolios que el Estado se ha apropiado, sobre la sal, el tabaco y en parte sobre el oro, como de las aduanas y de un impuesto llamado donativo gratuito; vienen enseguida los empréstitos forzosos, una contribución sobre las propiedades, bienes confiscados, beneficios vacantes, etc.

En tanto que las fuerzas productivas estén reprimidas por falta de capitales disponibles, y que la industria experimente continuas trabas por las dificultades de comunicación y los peligros sin cesar renovados del estado de guerra en que aún se halla el país, no se puede esperar encontrar en el sistema del monopolio una fuente suficiente de riquezas. Por otra parte, por más que se haya buscado establecer buen orden en la administración de las aduanas, no es menos cierto que el fisco pierde mucho por malversación y concusión entre los recaudadores. El impuesto conocido bajo el nombre de donativo gratuito ya no produce mucho. No queda más, pues, para hacer frente a los gastos del Estado, que el recurso de los empréstitos, y si se puede conseguirlos en condiciones convenientes, y contra las hipotecas establecidas a este fin por el Congreso, y si, en fin, se sabe usarlos bien, como por ejemplo en el mejoramiento de las minas de sal, en las plantaciones de tabaco o en la explotación de las minas de oro del Estado, no hay ninguna duda de que se podría por este medio duplicar los ingresos anuales. Los gastos de este año, tal como están expuestos en los cálculos oficiales, alcanzan un monto de 17 millones de pesos, de los cuales 10 millones están asignados al ejército de tierra y 4 a la marina.

Colombia no posee ningún banco ni papel moneda, pero frecuentemente ocurre que el Gobierno, para pagar los envíos de mercancías que se le hacen, emite obligaciones asignadas sobre los ingresos de las aduanas, que las hacen reingresar inmediatamente al Fisco en liquidación de los que ellas deben pagar. Cualquier otra asignación sobre los productos del país y que el Gobierno, los Intendentes de Departamento o sus representantes autorizados estuviesen en el caso de otorgar a los acreedores del Estado, tiene solamente un valor muy precario.


8. Las fuerzas armadas

Todo ciudadano está obligado a tomar las armas para la defensa del Estado. Se cree que es posible evaluar las fuerzas disponibles de tropas de tierra en 21.000 hombres, de los cuales 3.500 de caballería y 600 de artillería. Si se les agrega un cuerpo de 4.000 hombres que está destacado en Perú bajos las órdenes del Presidente Bolívar, se tiene un total de 25.000 hombres, y con toda seguridad no se necesitará más que de la mitad para anular todo proyecto ulterior de España de reducir este país . Solamente la mitad del ejército se compone de tropas regulares, disciplinadas y bien vestidas, pero incluso ellas no valen lo que las tropas suecas en cuanto a la disciplina y al ejercicio. La opinión general en Colombia está muy fuertemente inclinada contra la España, y hay de qué alimentar este odio, pues no se necesita viajar muy lejos en el país para encontrar por doquier las huellas de la crueldad bárbara de los españoles.

La república de Colombia está pues suficientemente asegurada contra toda invasión de parte de España y la rivalidad entre las otras potencias europeas no podrá ya más conducir a un ataque abierto contra ella, cualquiera sea el atractivo que pudiese tener para la Inglaterra o la Francia, por ejemplo, el istmo de Panamá, Puerto Cabello o Maracaibo.

No queda en poder de los españoles en este país más que Maracaibo con el fuerte de San Carlos y la ciudad fortificada de Puerto Cabello. Una escuadra colombiana ha penetrado ya en el lago de Maracaibo y formalizado el bloqueo de estas plazas. Las operaciones de tierra son dirigidas en combinación con las de mar, y se habían reunido ya 4.000 hombres con este objeto en el mes de marzo pasado; pero la falta de dinero, la distancia de la capital y de la línea de operaciones y el alejamiento del Presidente han contribuído a paralizar los efectos.

Las fuerzas marítimas de Colombia, a las órdenes de un bravo negro llamado Padilla (recientemente promovido al grado de Brigadier) , se componen de una fragata de 44, 5 corbetas de 20 a 24, 7 bergantines de 12 a 18, y 6 goletas, ninguna de las cuales tiene más de 6 cañones.


9. Diplomáticos acreditados en el país

Yo no he visto en Bogotá más que un solo agente diplomático, a saber el Coronel Richard Todd , acreditado cerca del Gobierno por los Estados Unidos de América. En Cartagena y la Guaira hay cónsules de la misma potencia. Se han anunciado plenipotenciarios de otros estados de la América Meridional y de México, pero no han llegado aún. En general no se reciben en Bogotá noticias de estos estados, sino de un modo muy lento y con irregularidad.

Un francés, el Caballero Mollien , estaba en Bogotá cuando yo llegué a esta ciudad. El estaba encargado, aunque sin ningún carácter público, de alguna comisión secreta por parte de su Gobierno.




[Anexo al informe de Lorich]

C U A D R O
QUE MUESTRA LA POBLACIÓN,
LOS NOMBRES DE DEPARTAMENTOS Y DE PROVINCIAS ETC. DE
C O L O M B I A

(Este cuadro se encuentra en proceso de construcción)