Make your own free website on Tripod.com

Cipriano Castro y la Gran Colombia
(La Guerra de los Mil Días desde una perspectiva internacional)



En 1898 el liberalismo colombiano estaba dividido en dos corrientes: los guerreristas y los civilistas. Los primeros crecían cada día más en número y recursos, empujados por la necia política de la intolerancia conservadora. Los civilistas, al mismo tiempo que argumentaban contra la guerra y procuraban negociar prebendas con el régimen, preparaban la infraestructura de los negocios jugosos que la inminente guerra prometía: acaparaban alimentos, almacenaban ropas, herramientas y armamento, concentraban miles de caballos y mulas en sus haciendas. Pronto llegaría la ocasión de hacerse millonarios. El pueblo llamaba a estos especuladores "los pasteleros" y hay que decir, en justicia, que había "pasteleros" liberales, conservadores, radicales y sin partido.

Rafael Uribe Uribe (izq.)
y Foción Soto (der.) en 1900.
En junio de 1898 se reunieron en Zipaquirá los liberales guerreristas Foción Soto, Rafael Uribe Uribe, los hermanos Neira, Zenón Figueredo, MacAllister, Pablo E. Villar y otros, para trazar los planes conducentes a la declaratoria de guerra civil y el inicio de las hostilidades. Unánimemente se acordó que el departamento de Santander fuera el escenario de los primeros combates, no solamente porque la mayoría de su población era liberal sino además porque era fronterizo con Venezuela y se pensaba coordinar los movimientos con la revolución que fomentaba el general Cipriano Castro en el país vecino.

Cipriano Castro
No era Venezuela el único aliado potencial de los revolucionarios colombianos. Los principales jefes del alzamiento liberal habían establecido contactos con los gobiernos de Nicaragua, El Salvador y Ecuador, y con los caudillos liberales de Venezuela. Cipriano Castro contó desde el primer momento con las simpatías más calurosas de los rebeldes colombianos. Tanto antes de iniciarse la guerra civil como durante los períodos más ardorosos del conflicto, el general Rafael Uribe Uribe, caudillo de las fuerzas liberales, mantuvo estrechas relaciones con Cipriano Castro y ajustó más de una vez sus operaciones a las necesidades de su aliado venezolano. De hecho, las primeras demoras en la ruptura de hostilidades tuvieron relación con esta alianza: el 22 de mayo de 1899 el general Cipriano Castro partió desde territorio colombiano, cruzó la frontera al frente de 63 partidarios, y el día siguiente lanzó su proclama de guerra en Capacho: "No más farsa, no más opresión, no más tiranía". Los liberales colombianos lo habían apoyado y alentado, ahora esperaban que él les devolviera el favor.

Ahora bien. Aunque ya a mediados de 1898 se había resuelto romper los fuegos de la guerra civil en Colombia, todavía debió esperar el país más de un año para que se produjera la apertura de hostilidades. Tanto el partido liberal como el conservador (éste en el poder) se hallaban profundamente divididos y sus disputas internas impedían una adecuada coordinación de esfuerzos para la guerra que todos esperaban. En medio de vacilaciones, retardos, salidas en falso, motines locales y regionales prontamente sofocados y otros disturbios de menor cuantía, los futuros contendientes tuvieron tiempo para aprovisionarse de armamento y equipos, ajustar sus alianzas políticas y disponer sus efectivos militares.

La guerra estalló, finalmente, el 14 de octubre de 1899. Las fuerzas rebeldes iniciaron las operaciones en el Socorro (Santander), pero luego de unas cuantas derrotas estruendosas se concentraron en Cúcuta para esperar allí las armas, municiones y refuerzos que debería traer el caudillo Foción Soto desde Venezuela, por la vía de Maracaibo. Esos efectos no tardaron en llegar: en enero de 1900 penetró en territorio colombiano la primera columna de tropas, compuesta por liberales colombianos y voluntarios venezolanos, armada y financiada por el presidente Cipriano Castro. Éste había hecho una campaña militar admirable, cosechando estruendosas victorias y asumiendo el poder el 22 de octubre de 1899.

Una circunstancia curiosa benefició todavía más a los liberales colombianos. El "Mocho" Hernández, caudillo popular, se alzó en armas contra Cipriano Castro, pero sus fuerzas fueron aplastadas por las tropas del gobierno. Viéndose perdido, el "Mocho" Hernández obsequió sus armas a los liberales colombianos, para evitar tener que entregarlas a Cipriano Castro. En otras palabras, las fuerzas colombianas de Uribe Uribe y Benjamín Herrera recibieron armas y municiones tanto de Cipriano Castro como de su enemigo el "Mocho" Hernández. En marzo de 1900 llegaron desde Maracaibo 1.500 fusiles y un cañón, enviados por el gobierno venezolano.

Al mismo tiempo, los liberales colombianos refugiados en Venezuela se organizaban, con ayuda de Cipriano Castro, quien les dió pertrechos, dinero y barcos en que transportarse hacia Colombia para participar en la guerra. En mayo de 1900 llegó un fuerte contingente de estos refugiados, bajo el mando del general Siervo Sarmiento, a bordo de los barcos "Rayo" y "Gaitán".

Tropas de gobierno conservador, en la víspera
de la batalla de Palonegro.
Estos barcos regresaron a Venezuela para traer el resto de las fuerzas, pero entonces se produjo la feroz derrota liberal en la batalla de Palonegro y el gobierno de Colombia se irguió, arrogante, como un implacable vencedor. Ante la nueva situación, Cipriano Castro optó por asumir una actitud neutral y se incautó de los barcos y el resto de los pertrechos, paralizando la ayuda a sus aliados colombianos. Esta situación no duró mucho, por dos razones: primera, porque gran parte de los rebeldes liberales, destrozados en Palonegro, se dispersaron en guerrillas y la guerra se expandió, en lugar de extinguirse; y segunda, porque el general liberal Rafael Uribe Uribe se dirigió a Venezuela y logró convencer a Cipriano Castro de que el triunfo liberal dependía de la ayuda venezolana. En consecuencia, en diciembre de 1900 partió de San Antonio del Táchira una fuerza colombo-venezolana de 2.200 hombres, pertrechada y financiada por Cipriano Castro, cruzó la frontera y se puso a disposición del ejército liberal.

En febrero de 1901 se produjo la cuarta invasión de liberales colombianos y venezolanos. Esta penetró por los llanos del Casanare y obligó a las fuerzas conservadoras colombianas a dividir sus efectivos para atender este nuevo frente.

Es en ese momento cuando el régimen conservador colombiano, pese a las advertencias y reparos de muchos de sus seguidores, resolvió organizar una invasión contra Venezuela para derrocar a Castro. La medida, además de ser profundamente impolítica porque ponía a la guerra civil colombiana en riesgo de convertirse en una conflagración internacional, era además innecesaria porque las fuerzas liberales colombianas se batían en derrota en casi todos los frentes de batalla.

Probablemente nunca se sabrá cómo se jugaron las cartas diplomáticas de las grandes potencias en este episodio. Pero es un hecho, reconocido por historiadores venezolanos y colombianos, que Cipriano Castro apoyaba a la revolución liberal en Colombia porque existía el proyecto de reconstituir la Gran Colombia con Castro como primer magistrado y, además, incorporando a Nicaragua en esta nueva nación. El general ecuatoriano y caudillo liberal Eloy Alfaro, el presidente Zelaya de Nicaragua y el caudillo liberal panameño Belisario Porras estaban al tanto de los planes y ya desde comienzos de 1900 se hicieron invasiones militares desde el Ecuador y Nicaragua (por Panamá) para apoyar la sublevación liberal. En consecuencia, no se requiere mucha malicia para deducir cuál podría ser el interés de los Estados Unidos, Inglaterra y Francia: hacer abortar el plan grancolombiano, desmembrar el istmo propiciando la separación de Panamá e impedir por todos los medios cualquier unión o entendimiento entre Colombia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua.

Así, frente al proyecto de unión grancolombiana de los liberales se alzó el proyecto conservador de las confrontaciones fronterizas. La guerra civil daría paso a una sucesión de guerras internacionales. Se invadió al Ecuador, el 12 de mayo de 1900. Se amenazó con la invasión a Nicaragua, porque los liberales panameños habían recibido ayuda de esa nación para hacer un desembarco en la región de David. Y se organizó un ataque en gran escala contra Venezuela, con la esperanza de transformar el conflicto liberal-conservador en una guerra entre dos pueblos hermanos.

Para realizar sus proyectos, el régimen conservador colombiano contaba con amigos y aliados en Venezuela. El doctor Carlos Rangel Garbiras, caudillo tachirense de los conservadores, ex Presidente del Gran Estado de Los Andes , enemigo furibundo de los liberales y refugiado en Colombia, fue puesto al frente, en calidad de General en Jefe, de 6.000 hombres de línea del ejército colombiano y unos cuantos centenares de refugiados venezolanos. Y con esta fuerza, poderosa sin duda para la época, se invadió la tierra venezolana el 27 de julio de 1901. Se daba así la primera curiosidad de este conflicto internacional: el ejército invasor colombiano iba comandado por un general venezolano, Carlos Rangel Garbiras.

Las tropas de línea de Venezuela salieron al encuentro del invasor. Cipriano Castro proclamó solemnemente que "el sagrado suelo de la patria ha sido invadido por un ejército de colombianos". Se combatió con fiereza y heroísmo por ambas partes durante tres días y medio, al cabo de los cuales quedaron tendidos en el campo más de 1.500 muertos, entre ellos el general venezolano Rosendo Medina. La última escaramuza, en San Cristóbal del Táchira, decidió la suerte: el ejército invasor colombiano fue derrotado y debió retirarse con el rabo entre las piernas y con su jefe venezolano descalificado para siempre ante la opinión pública de ambos países.

Y aquí se dio la segunda curiosidad de esta confrontación: el ejército de línea venezolano que rechazó la invasión iba comandado por un general colombiano, Rafael Uribe Uribe.

El general Uribe Uribe no fue nunca un militar de valía. Sus errores tácticos y estratégicos eran proverbiales. Cosechó derrotas toda su vida y sus méritos guerreros estan en razón inversa de sus brillantes cualidades de polemista, parlamentario y líder civil. Debe suponerse, en consecuencia, que la brillante victoria venezolana en San Cristóbal del Táchira se debió principalmente a un factor sicológico universal: el soldado raso que defiende su propio territorio tiene motivaciones mucho más fuertes para luchar y vencer que el soldado raso que es llevado a invadir la patria de otros. Fue la tropa humilde, sufrida, de peones y vaqueros, artesanos y campesinos, la que decidió la defensa de su tierra.

Uribe Uribe, derrotado tantas veces en Colombia, logró una vez más el apoyo de Cipriano Castro. A mediados de septiembre de 1901 una quinta invasión liberal, compuesta de 800 hombres y apoyada por tres barcos de guerra que durante varias horas bombardearon Ríohacha, logró desembarcar en las costas colombianas. El día 13, bajo el mando del general venezolano Ramón Guerra, sufrió su primera derrota en Ríohacha, y el día 22 fue definitivamente aplastada en el combate de Carrapacera. Con ello quedó frustrado todo el apoyo venezolano a la revolución liberal en Colombia y, también, condenado al fracaso el plan grancolombiano.

El periódico británico Herald publicaba por aquellos días la siguiente nota:

Como se ve, la prensa inglesa no perdía la ocasión de descalificar moralmente los proyectos de control grancolombiano sobre Panamá. Ellos consideraban normal que el Istmo cayera en poder de alguna gran potencia, pero los parecía insoportable la idea de una unión grancolombiana ejerciendo soberanía sobre este territorio estratégico.

En julio de 1901 escribía a su gobierno, desde Londres, el diplomático colombiano Gutiérrez Arango:

Todos estos incidentes condujeron a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre el gobierno colombiano del presidente conservador Marroquín y el régimen liberal de Castro en Venezuela, en noviembre de 1901. Desde entonces, ambas opiniones públicas han sido convenientemente aleccionadas por sus respectivos historiadores, publicistas y maestros de escuela: según ellos, se rompieron las relaciones a causa de las agresiones e invasiones "del otro". En ambos países se ha ocultado que la línea divisoria no estaba entre venezolanos y colombianos, sino entre liberales revolucionarios de ambas nacionalidades y conservadores pro-imperialistas de ambas nacionalidades.

Muchos venezolanos pelearon en las filas liberales colombianas durante la Guerra de los Mil Días . El colombiano Benjamín Ruiz fue presidente del Zulia por aquellos años. Había sido presidente de Carabobo, comisionado de Cipriano Castro ante el general Paredes, hombre de confianza de Castro y perseguido por sus ideas revolucionarias en varios países del continente. Ruiz ocupó la ciudad colombiana de Cúcuta durante casi una semana (1900), pero debió evacuarla a causa del feroz sitio a que fue sometido por las fuerzas gubernamentales colombianas. También hubo combatientes cubanos, ecuatorianos, salvadoreños y nicaragüenses en las tropas revolucionarias de Colombia. Uno de los más importantes generales liberales, Avelino Rosas, había peleado en Cuba en favor de la independencia, a las órdenes de Maceo, y trajo a Colombia el Manual de Guerrillas que los mambises habían usado para su guerra patriótica. Avelino Rosas empleó los métodos guerrilleros de Maceo en el frente del sur, pese a las protestas del caudillo Uribe Uribe, que se oponía al uso de las guerrillas.

En fin, la Guerra de los Mil Días concitó un enorme interés entre todos los liberales antiimperialistas de la región y en esa perspectiva debe entenderse el odio con que fueron atacados Cipriano Castro de Venezuela, José Santos Zelaya de Nicaragua, Eloy Alfaro del Ecuador y Rafael Uribe Uribe de Colombia.

Uribe Uribe terminó asesinado por dos sicarios que le partieron el cráneo con dos hachuelas, en 1914, cuando nuevamente su figura se levantaba en reclamo de la soberanía colombiana, en vísperas de la inauguración del Canal de Panamá.

Eloy Alfaro debió enfrentar conspiraciones conservadoras financiadas desde Londres y Washington, hasta que finalmente fue descuartizado por una muchedumbre azuzada por agentes de la reacción y de las embajadas extranjeras.

José Santos Zelaya fue desalojado del poder a la fuerza, por una conspiración conservadora financiada por los Estados Unidos, que colocó en el poder al incondicional Adolfo Díaz, servil juguete del amo yanqui.

Cipriano Castro tuvo que hacerle frente a una "Revolución Libertadora" financiada por Francia e Inglaterra y organizada por venezolanos traidores a su patria. Fracasado el intento, las potencias recurrieron al bloqueo y a la agresión armada, con el apoyo diplomático cómplice de los regímenes conservadores del continente. Solamente el gobierno argentino tuvo el coraje de proclamar su apoyo a Venezuela.

En otras palabras, si hubo una alianza liberal para reconstituir la Gran Colombia y para hacerle frente a las fuerzas imperialistas en 1900, también hubo una alianza reaccionaria para frustrar este proyecto histórico y para desmembrar nuestras naciones y nuestra identidad.

Hay que reconocer que, por desgracia, los fracasos militares del liberalismo colombiano lo condujeron a una situación desesperada y fueron caldo propicio para el desarrollo de tendencias derrotistas y antipatrióticas. Ya en enero de 1902, acosado por la desesperanza, el general Foción Soto intentó ganarse el apoyo de los Estados Unidos en la contienda civil, con esta declaración vergonzosa:

Por su parte, el periodista Manuel María Aya escribió en el periódico Sumapaz , órgano de las guerrillas liberales de Cundinamarca:

Y así, mientras muchos liberales de nota claudicaban y se hundían en el fango de la traición, el caudillo de Venezuela se mantenía erguido frente a las potencias imperiales. La figura de Cipriano Castro se engrandece cuando se estudian estos acontecimientos con ojos sinceros y desprovistos de prejuicios.

C.V. (c)
Estocolmo, 1997.